Como me volví una persona mañanera

Desde la escuela he sido una persona que se queda despierta en la madrugada para escribir, ver fotografías, descubrir nueva música, y lograba estar más creativa en la madrugada.

Fue hace ya un año y meses que comencé a levantarme todos los días de manera religiosa a las 4:30 y me arreglaba para comenzar el día. Hay manera que logres ser madrugadora siendo lo más saludable, productiva y feliz posible.

Aquí te daré consejos para convertirte en uno más de los madrugadores felices:

  1. Crea un ritual que te guste: Yo me paraba a las 4:30 para arreglarme e ir al gimnasio, pero puede que a ti no te guste levantarte a las 4:30 para ir al gimnasio. Te levantarás mucho antes y más fácilmente cuando te levantes para algo que esperas con ansias la noche anterior. Puede que tu ritual sean 20 min de una mascarilla facial, con tu taza de café y un libro. O en el otro de mis casos el desayuno ¡me encanta sentarme a desayunar frutas!

Planifica tus mañanas para que no pasen corriendo con un desayuno para llevar, si no con un ritual que esperas con ansias la noche anterior.

  1. Agiliza tu rutina matutina: Para hacer espacio para todas las cosas buenas y que te gusten hacer en la mañana que te planificarás, prepara tu almuerzo la noche anterior, consigue gasolina para tu auto, empaca tu ropa del gimnasio y ten preparado que te pondrás la mañana siguiente. Haz todo lo posible para asegurarte que te despertarás tranquila, preparada, y lista para tu día.
  1. No revises tu celular 30 minutos despues de despertar: Comenzar el día con el desplazamiento de Instagram inculca en tu mente que ya te haz perdido de algo, lo que hace que tus niveles de cortisol aumenten a primera hora de la mañana. Esto incluye llamadas, mensajes de texto, incluso correos. Aprovecha esos 10 o 20 minutos en que te ibas a desplazar por Instagram, para hacer algo por ti.
  1. Hazlo un hábito: Los hábitos hacen posible el cambio porque liberan nuestras mentes de la toma de decisiones. En otras palabras, las personas mañaneras no piensan en levantarse temprano, simplemente lo hacen. Por lo tanto, durante 22 días trabaja por levantarte temprano y crearlo un hábito, o hasta que tu cuerpo esté acostumbrado.
  1. Intenta invertir la alarma para volver a dormir: Este es un truco que varios practican cuando están empezando a tomar el hábito de despertarse temprano. El truco cuando tocas el botón de repetición de la alarma para que suene dentro de 10 minutos. Lo vas a presionar, pero no seguirás durmiendo. Durante nueve minutos haz todo menos dormir (cepillarte los dientes, abrir las persianas, beber agua, hacer una taza de café) El truco es que te digas, si luego de esos 9 minutos sigo cansada volveré a la cama. Sin embargo, nueve minutos de actividad es tiempo suficiente para decirle al cuerpo que se despierte.
  1. Obtén luz natural de inmediato: El primer paso después que suene la alarma: Abre las cortinas. La luz natural le dice al cuerpo que ya es hora de despertarse, incluso mejor que una taza de café.
  1. Programa cosas en tu semana que esperes con ansias: Tu agenda de citas, o tu calendario semanal pueden estar reservados para reuniones de trabajo o citas con el médico, pero comienza a programar cosas que te entusiasmen y que puedas esperar toda la semana. Honra y respeta esas citas, como lo harías con todo lo demás de tu calendario, porque en realidad son igual de importantes, Ten al menos una cosa programada todos los días que estés deseando, ya sea bebidas despues del trabajo con tus compañeros, una divertida clase de zumba, o un almuerzo especial. La forma más sencilla de pararte de la cama: Date una razón para levantarte de la cama.

Que otro consejo darías para levantarte temprano?

Hasta luego linduras,

-Pao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *