Como crear un plan de distanciamiento y porque es importante

El estar encerrados,  sin mucho contacto físico y con las nueva jerga diaria (cuarentena, distanciamiento social, pandemia, virus, número de fallecidos, las nuevas reglas, y “no salgas de casa”) puede que nuestras emociones sea una total ruleta rusa.

Mantener un equilibrio de nuestras emociones puede ser más difícil en este momento que no podemos tener conexión humana, que ayuda como antídoto para un mal día.

Estar cómoda estando sola, y conectar contigo es diferente a sentirte sola. La soledad se siente fría, y es una tristeza que se arrastra y una sombre que no se puede levantar.

Los episodios de soledad van y vienen, pero puede desencadenar en nosotros actitudes auto-destructivas. Ejemplo con lo que comemos, lo que bebemos y descuidar nuestro autocuidado.

Si te sientes así estos días es normal. Tengo varias amistades que me han dicho que han sentido la necesidad de distanciarse, que no les da ganas de utilizar el celular, ni de hablar con las personas.

La idea es tener un plan para cuando te sientas de esta manera para que no te desanimes tanto y podamos enfrentarlo.

Te diré mi plan basado en lo que he estado practicando estos días que me he sentido de esta manera:

  1. Dedicar momentos en el día para mi: Sentarme todas las mañanas a desayunar mis frutas y sin revisar el celular de verdad que me ayuda bastante. No solo a empezar bien el día, si no que siento que es el momento del día que más espero, me trae mucha paz.

También tomo una hora del día para leer algún libro o darme un facial. Y no puede faltar: alejarme del celular. Esto me ayuda a dejar de pensar en todo el caos que está pasando al rededor (sin querer tapar el sol con un dedo). Ya luego volveremos a tomar el celular, pero teniendo un mayor filtro de en que estoy interesada en leer, y de que ya estoy cansada de ver todos los días y no me trae beneficios.

Estos momentos van a variar. Puedes escuchar Podcast, hacer meditación. No tiene que ser nada exagerado. Solo toma 5 minutos del día en que puedas drenar toda la información que consumimos, y que te pueda ayudar a identificarte y poner tus emociones en orden.

  1. Crea una lista de lo que te hace sentir mejor: Para cuando aparecen estas emociones es bueno saber cuales son las cosas que nos hacen sentir mejor. Por ejemplo: Hacer ejercicio, ver una película en particular, cantar, bailar en la ducha, caminar en el almacen de curiosidades.

Este es un par de lo que tengo en mi lista. Tu lista puede ser diferente. Lo importante es que sepas que es lo que te hace sentir bien para que cuando vuelvas a tener estas emociones recuerdes todas las cosas que te hacen sentir mejor y tengas opciones de cosas que puedas hacer donde estés.

  1. Factores desencadenantes: ¿Saben de esas personas que están tristes y ponen música triste como para seguir con ese sentimiento? Yo tiendo a ser de estas personas. O cuando suelo estar deprimida agarro el celular, comienzo a ver mis redes sociales y me hace sentir sola cuando ya estoy emocionalmente en una situación difícil.

Hay que conocernos y saber cuales son los factores desencadenantes, para luego evitarlos y caer en malos hábitos y patrones.

Cuando logramos identificarlos, se nos hace mas fácil seguir adelante. Porque sabemos que no durarán tanto y sabemos que hacer para superarlo.

  1. Tener compasión: Siempre se necesita tener compasión, pero creo que ahora más que nunca. Mientras más compasión podamos extendernos a nosotros mismos y a los demás, más nos beneficiaremos.

Todos experimentamos algo único, todos tenemos reacciones diferentes y nos mostramos atemorizados a nuestra manera.

Debemos pensar en que posición está la otra persona. Y aunque no lo sepamos esto nos ayudará a ponernos en el lugar de la otra persona. Y por ti mismo, aceptar donde estas ahora y recordar que está bien no estar bien puede ayudarte a ser más gentil con tu alma que necesita un poco de atención.

No es un momento fácil, y el impacto del distanciamiento social físico será profundo. Creo que si podemos adoptar un enfoque proactivo, y entiendo que no todos nos sintamos capaces (y eso está bien), podremos encontrar soluciones creativas y nuevas formas de conexión.

Estos planes de distanciamiento varían de persona a persona. Lo que puedes hacer para crear tu propio plan de distanciamiento es prestar atención a los patrones cuando te surgen esta sensación. Solo hay una regla que es, en que debe consistir en actividades que realmente encuentres agradables y restauradoras.

Para ser honesta, lo único que quiero en este momento es un gran abraza, y desafortunadamente no puedo tener uno en este momento. Pero me siento afortunada de haber creado este plan con herramientas de cosas que puedo utilizar ante estos sentimientos.

Pao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *